El futuro poliédrico de las compras: La función de compras en la gestión de riesgos.

El futuro poliédrico de las compras: La función de compras en la gestión de riesgos.

30 de marzo de 2015

Tradicionalmente, la función de compras se ha centrado en cubrir las necesidades específicas de la empresa, asegurando el suministro futuro y al menor coste posible. En base a esto, durante los años 80 y 90 la función de compras se ha desarrollado siguiendo las tendencias de reducción de inventarios, suministro just in time y preceptos lean que se han ido implantado en las industrias.

En los últimos años, las compras han migrado hacia objetivos de suministro más sostenibles, buscando mitigar el impacto ambiental de las compras, apostando por productos locales en detrimento de los provenientes de las LCC (low cost countries), reduciendo los riesgos asociados a la contratación con terceros y asegurando el cumplimiento de códigos de conducta éticos en los proveedores.

Esta dinámica hacia un perfil multidisciplinar de los profesionales de compras ha despertado la necesidad de acometer proyectos globales de gestión de riesgos y de contar con sistemas funcionales más eficientes que permitan integrar la información proveniente de múltiples fuentes secundarias e integrarlas con la información proveniente de los proveedores para minimizar la incertidumbre y asegurar una mejor toma de decisiones.

Contar con sistemas capaces de captar e integrar la información clave en la gestión de riesgos, permitirá a las empresas monitorizar y controlar los KPIs e indicadores más relevantes y ejecutar las acciones de control y mejora para evitar las incidencias que pudieran surgir.

Blog-modelo-funcional-300x82

 

 

Este modelo de gestión derivará en una mejora en las relaciones con los proveedores y en sistemas de aprovisionamiento y cadenas de suministro más robustas y ágiles, capaces de responder a los cambios propios de un mercado cada vez más dinámico.

La excelencia en la gestión de riesgos con proveedores será indispensable en el nuevo modelo relacional de los negocios del siglo XXI, donde la realidad de las relaciones con los clientes ya no es lineal, sino que se trata de una relación poliédrica, donde el cliente evalúa a la empresa no sólo por la calidad de su producto o servicio, sino por la calidad de su red de proveedores y el impacto que estos tienen sobre el producto final, generándose un “valor de proveedor” más allá del aporte cuantificable tradicional.

Cerrar

Solicitar Demo

Por favor complete y envíe este formulario, y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad posible

captcha